Microalgas, los bosques sumergidos

bubble cyclon dbtech

Microalgas, los bosques sumergidos

Diseñamos plantas de depuración de aguas residuales utilizando un sistema innovador ecológico y sostenible mediante el cultivo de microalgas basado en economía circular. 

Las microalgas suponen un sumidero de CO2 y son generadoras de O2, con lo que purifican el aire que nos rodea. Además, constituyen un sistema muy económico y eficiente de depuración de aguas residuales frente a las plantas convencionales de depuración actuales cuyos procesos emiten una gran cantidad de CO2 a la atmósfera y además requieren de un gran consumo eléctrico.

¿Qué aporta D&BTech?

D&BTech ofrece un concepto innovador de fotobiorreactor raceways, basado en una geometría diferente, eliminación de ruedas de paletas e implementación de un nuevo sistema de agitación patentado que favorece la mezcla, incrementando la actividad fotosintética, aumentando la eficiencia energética y permitiendo una mayor profundidad de los tanques. 

De esta manera, los sistemas innovadores producidos y patentados por D&BTech consiguen:

  • Una reducción del consumo eléctrico del 80% si lo comparamos con el sistema convencional de depuración de aguas residuales
  • Una reducción del consumo eléctrico del 60% comparado con los sistemas de producción actuales de microalgas
  • Un aumento de la productividad de las algas de un 60%
  • Disminución de los costes de mantenimiento (- 40%)
  • Mejoras notables en la formación de flóculos que permite la separación de la biomasa mediante decantación
  • Eliminación de nitrógeno y fósforo de hasta el 90% (Las plantas de tratamiento de aguas residuales (EDAR) convencionales no pueden eliminar productos farmacéuticos, nitrógeno (N) ni fósforo (P) de los afluentes, o los reducen con un elevado coste energético y no a niveles satisfactorios.)

Microalgas: sumidero de CO2 y generador de O2. La gran ventaja de depuración con microalgas se basa en la simbiosis bacteria-microalga.

Los residuos urbanos contienen multitud de bacterias aerobias que generan un gran volumen de CO2 a la atmósfera. Este CO2 es capturado por las microalgas y aprovechado junto con la materia orgánica y los nutrientes (nitrógeno y fósforo) depurando el agua y purificando el aire que nos rodea. Parte del O2 que las microalgas generan es aprovechado por las bacterias, con lo que este tipo de plantas de depuración no requiere de sistema de aireación mecánica para aportar el O2 necesario en la depuración biológica.

De forma análoga a cómo los compuestos orgánicos pueden ser aprovechados en agricultura, en medios acuáticos, las microalgas pueden aprovechar los residuos urbanos y el CO2 que producen, transformando de forma muy eficiente los deshechos con la ventaja añadida de que las microalgas crecen 10 veces más rápido que las plantas terrestres. 

La correcta depuración de aguas residuales es clave para evitar daños al medioambiente. Los vertidos de aguas con una depuración pobre o sin depurar provocan daños ambientales graves y muchos países a nivel mundial están tratando de resolver este problema. Los últimos años la UE ha sancionado reiteradamente a varios estados miembros por contínuos incumplimientos en los vertidos. Sin embargo, aún existen muchas poblaciones con una depuración insuficiente y plantas obsoletas que no cumplen la normativa comunitaria vigente. 

Las EDAR tradicionales (EDAR) no pueden eliminar productos farmacéuticos, nitrógeno (N) ni fósforo (P) de los afluentes, o los reducen con altos costos energéticos y no a niveles satisfactorios. Asimismo, producen niveles muy elevados de CO2 al medio ambiente. En 1991, la Directiva de WWT de la UE (WWTD) (91/271 / CEE) hizo obligatorio el WWT para ciudades y pueblos. Sin embargo, las EDAR tradicionales actuales, basadas en su mayoría en tratamientos biológicos, representan una de las industrias públicas más caras en términos de necesidades energéticas y representan más del 1% del consumo total de energía en Europa. Estudios recientes sobre el consumo de energía de las EDAR a nivel europeo, estima que el consumo energético total de las 22 558 plantas de WWT que se establecen en los países de la UE asciende a 15.021 GWh/año y aún faltan muchas por construir.